Ven Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo

viernes, 2 de septiembre de 2016

02 de Septiembre

El Espíritu Santo no espera que nos obsesionemos buscando la perfección. Por eso dice la Biblia: "No quieras ser demasiado perfecto ni busques ser demasiado sabio. ¿Para qué destruirte?" (Eclesiastés 7,16).

No tienes por qué ser perfecto en todo, ni hacerlo todo bien, ni hacerlo todo ahora. Suelta ese falso ideal. Porque estás llamado a ser feliz en lo que haces, no a destruirte haciendo cosas. La base de todo cambio está en aceptarse serenamente a uno mismo. Eso brinda una calma interior para descubrir los pequeños pasos que podemos dar sin destruirnos. No conviene dar lugar a los reproches interiores que terminan bloqueando todo posible crecimiento. Porque no es cierto que si no cambias ese defecto, no sirves para nada. Ese cambio puede ser importante, pero mientras no lo logres hay muchas cosas bellas que puedes hacer. Tampoco es cierto que nunca vas a cambiar. El cambio llegará en el momento justo. Pero si te desprecias y te lastimas no te preparas para recibirlo.

Vivir culpándose a uno mismo no sirve para nada, no nos estimula ni nos ayuda a cambiar. El Espíritu Santo no quiere sentimientos de culpa sino buenos deseos. Por eso es tan importante mirarse a sí mismos con el amor compasivo y paciente del Señor, perdonarse, y liberarse de esos ideales de perfección que provocan permanentes sentimientos de culpabilidad y de inferioridad. Pidamos al Espíritu Santo que destruya esos sentimientos inútiles.


3 comentarios:

  1. Espiritu Santo aumenta mi fe. Llename de tu sabiduria sana mi mente y cuerpo. Protégeme a mi familia amigos y vecinos. Amen

    ResponderEliminar
  2. Espiritu Santo aumenta mi fe. Llename de tu sabiduria sana mi mente y cuerpo. Protégeme a mi familia amigos y vecinos. Amen

    ResponderEliminar
  3. Gracias por ese valioso mensaje siempre el Espíritu Santo se presenta en los momentos más importantes de tu vida

    ResponderEliminar