Ven Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo

viernes, 18 de noviembre de 2016

18 de Noviembre

Cuenta el Evangelio que Jesús “se dejó llevar por el Espíritu al desierto” (Lucas 4,1). En el desierto Dios habla al corazón. Porque en el desierto no hay nada interesante, nada que pueda distraernos y atontarnos. Sólo arena movida por el viento. Por eso, llega un momento en que nos sentimos solos, desnudos frente a Dios, y entonces le abrimos de verdad el corazón. El Espíritu Santo quiere llevarnos al desierto.

Si leemos el libro del profeta Oseas, allí vemos a un enamorado que intenta por todos los medios seducir a la amada, pero todo es inútil. Finalmente encuentra una manera: “La llevaré al desierto y le hablaré al corazón" (Oseas 2,16).
Evidentemente, eso no significa que tengamos que hacer un viaje para buscar a Dios en un desierto. Se trata de hacer desierto en nuestro interior. Hay que despojarse de todo, darse cuenta de que no vale la pena aferrarse a nada, que todos los falsos remedios y secretos de felicidad no sirven. Sólo nos distraen. Son fantasías y excusas. Tenemos que entrar en oración, dejar todo a un lado, dejar que todo se caiga. Hacer desierto es entonces encontrarnos cara a cara con el Padre Dios, para conversar con él desnudos, sin ocultar nada, sin aferrarnos a nada. Sólo así podremos descubrir y aceptar que él es el único que vale la pena, que sólo él puede ocupar el centro de nuestra existencia.
Podemos vivir este desierto en medio de la ciudad, dentro de las preocupaciones de un día de trabajo, en cualquier circunstancia. Porque en cualquier cosa que hagamos podemos vaciarnos, desarmarnos, liberarnos de falsas seguridades y quedar pobres, con humildad rendidos y espiritualmente postrados ante Dios.
El Espíritu Santo quiere hacernos vivir ese desierto ahora mismo. Aceptemos esta divina invitación que puede cambiar nuestras vidas.
 

5 comentarios:

  1. Los Cinco Minutos del Espíritu Santo
    19 Noviembre: “Ven Espíritu Santo, sácame del encierro donde me he clausurado, y abre mi vida a los demás. Derriba las paredes de mi pequeño yo. Regálame, Espíritu Santo, el don de la disponibilidad.

    Hazme disponible para servir.
    Hazme disponible para escuchar.
    Hazme disponible para compartir.
    Hazme disponible para ayudar.
    Hazme disponible para acompañar.
    Hazme disponible para consolar.
    Hazme disponible para alentar.

    Hazme disponible para celebrar.
    Ven Espíritu Santo, abre mi corazón cerrado, para que no esté siempre pensando sólo en mis necesidades y proyectos, para que aprenda a caminar con los demás, como un verdadero hermano de todos.
    Ven Espíritu Santo. Amén.”

    ResponderEliminar
  2. Por favor alguien tiene el link de donde se baja diario también esta oración? Lo puede alguien proporcionar por favor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://loscincominutosdelespiritusanto.blogspot.mx/2016/11/18-de-noviembre.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+LosCincoMinutosDelEsprituSanto+(Los+Cinco+Minutos+del+Espíritu+Santo)&m=1

      Eliminar
    2. Lo siento pero no es. Lo publico muchacho o señor
      .

      Eliminar