Ven Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo

jueves, 6 de abril de 2017

06 de Abril

La libertad es un sueño y un proyecto, es algo que debe ser conquistado, alcanzado poco a poco con la gracia del Espíritu Santo.

Dice San Pablo que "donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad" (2 Corintios 3,17).

Santo Tomás de Aquino lo explicaba así: 

"Cuanto más uno tiene la caridad tanto más tiene la libertad, porque donde está el Espíritu del Señor está la libertad. Quien tiene la perfecta caridad tiene en grado eminente la libertad" (2 Corintios, 3,17; Lect. 3).

¿Qué significa esto? 

Nosotros no tenemos que comprar la amistad divina con nuestro buen comportamiento (Gálatas 2,21; 5,4). Porque esa amistad es infinitamente más grande que nuestras fuerzas. Es un regalo. Además, en el fondo, aunque no cometamos ningún pecado, no podemos liberarnos del egocentrismo del corazón con nuestras propias fuerzas (1 Corintios 4,4-5). Por lo tanto, no es tan importante el esfuerzo por cumplir cosas como el dejarse llevar por el Espíritu Santo. Si él nos llena con su gracia, el corazón se reforma, y se nos hace espontáneo hacer obras de amor; ya no hacemos las cosas buenas por obligación, o para sentirnos importantes, sino porque surgen de modo espontáneo del corazón transformado por el Espíritu. Es bello poder amar así, libremente, bajo el impulso del Espíritu Santo.

7 comentarios:

  1. Ven Espiritu Santo ayudanos a amar libremente guiados por tu Luz . VEN !!!

    ResponderEliminar
  2. Amennn,,ven espiritu santo,,llename de tu pode,amorr,sabiduria y paz

    ResponderEliminar
  3. Barro en tus manos quiero ser Señor🙌🙌

    ResponderEliminar
  4. Por favor, publicar los 5' con el Espíritu Santo de hoy viernes, gracias. Bendiciones

    ResponderEliminar
  5. ��

    07 DE ABRIL

    Mi libertad sin el Espíritu Santo es pura apariencia, porque él es la libertad plena.

    Donde está Él presente hay vida, y si Él se retira todo desaparece.

    Pero además, mientras más esté Él presente con su gracia, con su impulso, con su amor, más libre soy.

    Porque Él es pura libertad.

    Si no dejo que Él me impulse, entonces me dejo impulsar por mis deseos, mis insatisfacciones, mi necesidad de poseer, y así cada vez necesito más cosas para sentirme bien, y nada me conforma.

    Por eso, en lugar de ser libre, me vuelvo un triste esclavo de mis impulsos naturales, y me convierto en una veleta descontrolada que se mueve donde la lleva el viento.

    Termino perdiendo mi libertad.

    ¿Quién puede decir que tiene un corazón libre si está infectado y ahogado por los rencores, las tristezas, los deseos egoístas, el orgullo, y nunca se siente satisfecho, y va perdiendo la alegría en ese dolor de la insatisfacción?

    Mejor busquemos la libertad del Espíritu.

    ResponderEliminar