Ven Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo

lunes, 7 de marzo de 2016

07 de Marzo

Cuando imaginamos al Espíritu como viento, dejemos espacio a la fantasía.

"El viento hincha las velas y empuja la barca; juega con las arenas del desierto derribando y remodelando dunas; encrespa y hace retumbar las olas del mar; transporta nubes y polen; ruge, silva, se calla... Dejémonos conducir o arrebatar por el Espíritu como por un viento" (Luis Alonso Schökel).

A veces queremos estar demasiado cómodos, y por eso preferimos que el Espíritu Santo no se meta demasiado en nuestra vida; queremos que todo se quede como está y que no haya sobresaltos. Pero eso es elegir la muerte.

Mejor dejemos que el Espíritu Santo nos lleve donde él quiera, y la vida tendrá mucho más sabor. Dejémonos llevar por el viento del Espíritu, y todo será mucho más interesante que resistirnos y defendernos.
 

2 comentarios:

  1. Precioso. Espíritu Santo, dirígeme. Se que no soy fácil pero tu eres más fuerte que yo.

    ResponderEliminar
  2. Así sea que el Espíritu Santo nos mueva con toda la fuerza de su amor

    ResponderEliminar