Ven Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo

jueves, 4 de agosto de 2016

A veces nos sentimos poca cosa, no nos valoramos a nosotros mismos, y queremos hacernos grandes sólo con nuestras fuerzas. Pero lo importante es buscar la luz del Espíritu Santo para descubrir qué quiere hacer él en nuestras vidas, y luego cooperar con nuestra oración y nuestra entrega para que él pueda hacernos crecer.
  
Para darnos cuenta de eso, es importante contemplar la vida del santo que hoy celebramos. El Cura de Ars es un reflejo de Jesús como buen pastor de su pueblo. Él sentía admiración por los sacerdotes que ejercían con heroísmo su ministerio en una época de persecución, y quiso ser cura. Después de muchos problemas, logró ingresar al seminario a los veinte años, y a pesar de sus dificultades intelectuales finalmente recibió la ordenación. Poco valorado, lo designaron párroco de una pequeña (250 habitantes) y pobre población. Era el pueblo de Ars, donde vivió hasta su muerte. Se entregó por entero a renovar la vida de ese pueblo. De noche estudiaba y se preparaba. De día visitaba hogares y ayudaba a los pobres. Poco a poco el pueblo fue tomando conciencia de que estaba albergando a un gran santo, y los corazones se fueron ablandando.

Su predicación simple, clara, pero ardiente y profunda al mismo tiempo, atraía a personas de toda Europa que acudían a Ars para escucharlo y consultarlo. Se calcula que lo buscaban unas 300 personas por día, por lo cual dedicaba unas 16 horas diarias a confesar. Tenía un don de consejo muy particular, y estaba dotado de notables carismas que le permitían descubrir los males de los corazones para dirigirles la exhortación más adecuada. Con su palabra y su ejemplo reformó en poco tiempo las costumbres de su pueblo.

Pero recordemos que el santo Cura de Ars tuvo problemas cuando se estaba formando, porque le costaba mucho dar buenos exámenes, y los demás lo hacían sentir poca cosa. Sin embargo, fue un gran sacerdote, y grandes personajes de la época iban a su parroquia a escuchar su sabiduría. Esto sucedió porque él se dejó llevar y transformar por el Espíritu Santo, que siempre hace maravillas.

7 comentarios:

  1. Ilumina mi mente, aumenta mi fe para comprender a mi prójimo. Protegeme a mi familia amigos y vecinos. Amén

    ResponderEliminar
  2. Ilumina mi mente, aumenta mi fe para comprender a mi prójimo. Protegeme a mi familia amigos y vecinos. Amén

    ResponderEliminar
  3. Espíritu Santo Dios conduce mi vida de tal manera que no sea mi razonamiento humano el que decida el camino que cada día debo andar sino tus inspiraciones las que me lleven a un encuentro mas profundo con el Padre Eterno concretizado en la Persona de Jesús Eucaristía para que de esta manera pueda servir mejor a mis hermanos...

    ResponderEliminar
  4. Espíritu Santo Dios conduce mi vida de tal manera que no sea mi razonamiento humano el que decida el camino que cada día debo andar sino tus inspiraciones las que me lleven a un encuentro mas profundo con el Padre Eterno concretizado en la Persona de Jesús Eucaristía para que de esta manera pueda servir mejor a mis hermanos...

    ResponderEliminar
  5. Espíritu Santo dame sabiduría y discernimiento para poder ser reflejo de tu Amor

    ResponderEliminar
  6. //

    Dios nuestro
    Estamos consientes que no podemos encarar esta vida únicamente con nuestras fuerzas sino que necesitamos de tu poder y de tu presencia en nuestra vida para poder enfrentar con amor todas las situaciones que se nos van presentando y avanzar por el camino que nos vas trazando
    Dios nuestro , mantén tu presencia en nuestra vida

    ResponderEliminar
  7. Querido hermano, es un gusto saludarte, y darte las gracias, por las meditaciones tan hermosas, diarias, es una bendición poderlas compartir, hay muchas personas que cada día, parten de esta meditación para iniciar el día. Pero con la pena el día de hoy no está actualiza y nuestros hermanos nos urgen. Que Nuestro Señir te bendiga y te continúe llenando de su gracia. Oramos por ti.

    ResponderEliminar